Pagapu - Seven Days of Storm


PAGAPU. Seven Days of Storm. Espíritus Inmundos / Pentagram Records / 
Ácido Producciones. 2011 (2003, 2005).

Cuestionar el minimalismo dentro del Black Metal puede conllevar a exponerse inútilmente, pues habiendo tantas bandas que canalizan su propuesta a través de él, no escasean los defensores dispuestos a rebatir cualquier señalamiento. Con todo, es preciso observar que no siempre el centrarse en la repetición y la sencillez redunda en propuestas como las de Darkthrone o Judas Iscariot, es decir, conscientes de ser realizaciones anti-natura de la música. Pagapu es justamente un ejemplo de todos aquellos grupos para los que se hace vigente la siguiente pregunta: ¿su trabajo es directo o anodino? Y esto es así porque en ella la reiteración de los recursos es tan fuerte que resulta imposible no inquietarse frente a su monotemismo, sobre todo, si partimos de la base de un álbum como Seven Days of Storm (2011) que condensa prácticamente toda su discografía.

Hay una línea repetida a lo largo de la historia de Pagapu, y esto queda claro después de escuchar la compilación que ahora presentamos: siempre se hallará en sus canciones la misma confección simplista de los riffs, una batería de acompañamiento y la velocidad a fondo. No hay posibilidad para los rasgos distintivos entre temas, aun cuando pertenezcan a épocas diferentes; de las 4 canciones que componen su Demo Arte, Magia y Sangre (2003) a las que componen War (2005) apenas se advierte algo más de limpieza en la grabación y un sonido más brillante. La posible diversidad desaparece mientras las consabidas estructuras del Black Metal ganan fuerza: guitarras reducidas a dos cuerdas, ni un pequeño solo en 10 canciones, un bajo que repite sin fuerza propia los ritmos principales y una percusión que pasa sin pena ni gloria.

En ocasiones, Pagapu recuerda la primera etapa de Melechesh, así ocurre en "Hate and War" y, aún más, en "Enemy Blood"; sin embargo, el sonido de los peruanos luce primitivo y despunta de otra forma. Caso aparte son las vocales de la banda, que de lejos son el aspecto más destacable de su música, pues poseen un tono más cercano al Doom y sumándose a voces limpias bien sombrías y a ciertos rasgados sostenidos, brindan un matiz vivificador a las canciones, una especie de contraste entre lo típico del Black y las guturales (como en su momento lo mostrara Thus Defiled). Las letras también contienen un enfoque que vale la pena resaltar, toda vez que expresan un paganismo fundamentado en la cultura wanka: la fuerza que permite asumir una batalla frente a la usurpación desarrollada por Occidente.

Como se mencionó Seven Days of Storm recapitula varios títulos lanzados por Pagapu previamente: su TAPE Arte, Magia y Sangre, el EP War y 2 temas de ensayo reunidos bajo el nombre Death Possession Armageddon. Las dos primeras producciones salieron originalmente a través de Vermis Mysteriis Records, sello propiedad de John Karma (líder de la banda), pero el prensaje de esta compilación corrió por cuenta de la alianza entre Espíritus Inmundos, Pentagram Records y Ácido Producciones, todas ellas disqueras peruanas. La presentación del álbum es profesional, si bien el cuadernillo (de apenas 1 hoja) no contiene las letras de las canciones ni información sobre las grabaciones; la caja de plástico está acompañada por un slipcase de color gris que reproduce las mismas imágenes de la portada y la contraportada.

RANK: 6.5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario