_________________________________________________________________

Refugium Pecatorum - The Condemned Art


REFUGIUM PECATORUM. The Condemned Art. Self-produced. 1997.

Costa Stoios (editor de Tales of the Macabre y propietario de Iron Pegasus Records) afirmó en una entrevista de 1999 que la buena música siempre existe en el underground y que, en consecuencia, quien la busca, sólo requiere de un poco de paciencia mientras la encuentra. Se trata de un principio incuestionable para coleccionistas, pues de remitirse únicamente a los nombres ensalzados, se condenarían a una limitación de perspectivas. Esto quiere decir que el Metal subterráneo es un movimiento que posee muchos títulos memorables, y que estos pueden ampliar y enriquecer el trabajo de las bandas de la mainstream, pero también erigir su camino propio. Desde esta óptica, la diferencia entre una y otra escena es, simplemente, que la underground proyecta un sentido ajeno a los intereses comerciales y esnobistas.

Pues bien, esta discusión está en la base de Refugium Pecatorum, una agrupación brasilera que, si bien podría sorprender y agradar a muchos, en realidad es conocida por muy pocos. La banda captura el espíritu del primer Doom Metal (Saint Vitus, Candlemass, Cathedral) y lo proyecta desde una mirada caracterizada por la inclusión de elementos clásicos -piano y violín concretamente-, los cuales le otorgan un aire armonioso y lúgubre. En The Condemned Art (1997) -su primer EP- se manifiesta, así, una música, de alguna manera, inspirada en nombres conocidos, pero cargada de búsquedas y horizontes propios: son 6 temas en total, 3 de ellos instrumentales, y en cada uno encontramos la lentitud típica del Doom sumada a recursos de tendencia más barroca que bien hacen honor a la alusión que hay en su título del arte.

The Condemned Art ejerce una fuerza mustia y gris sobre quien lo escucha, sus atmósferas son trágicas y sólo por momentos descuelgan en ritmos más enérgicos. El violín que desde el fondo acompaña cada nota, las líneas de piano, esa voz de textura mixta entre lo desgarrado y lo limpio, los efectos de guitarra, los excelentes solos que acompañan las canciones, etcétera, todo esto, da a Refugium Pecatorum su marca de originalidad, incluso frente a proyectos como los de Paul Chain Violet Theatre, con los que comparte cierta semejanza de ambientación. Las letras, por su parte, se enlazan perfectamente con la música, toda vez que tienen atributos poéticos que vinculan la existencia del hombre y la metafísica: "I always felt / the hands of death on my body / creating for me / only a solution / of a flight without return".

Refugium Pecatorum existió entre 1995 y 2002 aproximadamente, y las 3 producciones que grabó durante este tiempo fueron lanzadas de forma independiente. The Condemned Art es, sin embargo, en el conjunto de esos títulos, el de mejor presentación: el EP contiene un cuadernillo de 8 páginas con las letras de las canciones, agradecimientos, fotografías y detalles artísticos decorativos. La portada corresponde a una reproducción de "Las Bañistas" de Renoir, y la contraportada a un boceto de Da Vinci. Esta es la única versión que existe del EP y, hoy por hoy, resulta difícil conseguirlo ya que, como sucedió con sus otras dos Demos -Ancient Days (2000) y Transcendence (2001), tuvo un prensaje bastante limitado. Una pieza exclusiva del underground brasilero.

RANK: 8.5/10

Retch - Reinsertion of Aborted Remnants


RETCH. Reinsertion of Aborted Remnants. Unmatched Brutality Records. 2001.

Las agrupaciones de Grind que trabajan con base en baterías programadas enfrentan una situación contraproducente: si bien es cierto que la computadora les permite alcanzar velocidades inhumanas y hacer toda clase de cambios intrincados, su música, por esta misma razón, recae fácilmente en lo artificial, en un sonido del que no se desprenden muchas emociones. Retch es un ejemplo de ésto y, en consecuencia, resulta complicado emitir un juicio sobre su trabajo; es decir, la banda posee la pesadez y brutalidad típicas del Grind, pero no logra ocultar la falta de naturalidad de su percusión, pues, aunque es verdad que esta se haya bien dispuesta en lo que concierne a la ecualización, sus movimientos denotan una matemática distinta a la del músico, y más propia del robot configurado para ello.

Por demás, Retch no se muestra muy original en el resto de los recursos; ateniéndonos a su EP Reinsertion of Aborted Remnants (2001) podemos rastrear en él los elementos más usuales dentro del género: fragmentos bizarros dispersos entre las canciones (vómitos, cirugías clandestinas, escenas sexuales), vocales en la línea más extrema (con contrastes similares a los de Lividity), guitarras densas llenas de velocidad y, finalmente, un bajo que protagoniza algunos momentos sin llegar a destacarse realmente. Son 4 canciones las que componen el EP y todas ellas comparten las características antes descritas, de lo cual puede colegirse, como decimos, que Richey y Ryan (R.I.P), los únicos miembros del grupo, no buscan algo distinto a mantener su música dentro del canon que viene trabajando el Grind desde los noventas.

Algo equivalente puede decirse de Retch con relación a las letras. El nombre del EP ya nos pone al tanto de su repulsivo contenido: abortos, disecciones, amputaciones; todo lo repugnante se ha puesto aquí para transmitirse de la manera más bizarra. Los temas no son precisamente cortos, ninguno de ellos está por debajo de los 3 minutos, pero se tiene la sensación mientras se los escucha de que pasan bastante pronto; tal vez esto se deba a los cambios rítmicos, pues la banda ofrece dinamismo en sus composiciones: "Abdominal Pillaging", por ejemplo, inicia con un medio tiempo sostenido, continúa luego con una marcha rampante en la que el doble bombo y el redoblante se escuchan inmisericordes, reposa después unos instantes en un pasaje lento, y finaliza reiniciando con mayor fuerza el ataque. Lo que sí no merma es la densidad, el caos que de principio a fin hay en la grabación.

Reinsertion of Aborted Remnants fue prensado en el año 2001 por el conocido sello Unmatched Brutality Records (Brodequin, Cenotaph, Cumchrist, etcétera). Al tratarse de un MCD, la presentación es sobria: el cuadernillo es de apenas 1 hoja, y no incluye las letras de las canciones, sólo algunas fotografías y los agradecimientos de la banda. El arte de la portada explicita el título del EP y, de alguna manera, también la orientación del mismo, ya que la imagen es computarizada, esto es, comparte la naturaleza de la batería que usa Retch. Antes de esta edición, el título fue lanzado de manera independiente por el grupo, mas, el arte en general no fue distinto, a excepción de que en él no aparecía en el back-cover el logo y los datos de la Unmatched Brutality.

RANK: 6/10

Profecía - Anunciantes del Armagedón


PROFECÍA. Anunciantes del Armagedón. Eralsa Producciones. 2009 (1997, 1999, 2002).

Profecía es una banda emblemática del Metal ecuatoriano, no sólo a raíz de su larga trayectoria dentro de la escena (casi 25 años), sino, además, por el hecho de haber encontrado la forma de mantenerse vigente a través de los tiempos, cantando siempre en español y denunciando los problemas que revelan el caos de nuestro mundo. Ya en 1992, con su Demo "La Marca del Mal", era evidente esa dirección que ha marcado el derrotero de Profecía y, aunque por una u otra razón, su historia no haya sido prolífica en términos de discografía, en cambio sí ha mantenido aquello que podríamos llamar una orientación: la música, concretamente el Death/Thrash Metal, como fórmula para expresar una visión apocalíptica en la que cuestiones de orden social y político conducen al hombre directamente hacia su autodestrucción.

Anunciantes del Armagedón (2010) es una recopilación de los dos primeros álbumes de Profecía y, en consecuencia, constituye una pieza propicia para acercarse a la banda de manera retrospectiva. Inicialmente, hallamos los 10 temas que hicieron parte de ...Hacia el Armagedón (1999), un disco caracterizado por un sonido bastante crudo, de distorsiones fuertes y secas. Hay algo en la contextura de estas canciones que permite emparentar el trabajo de los ecuatorianos con el realizado por Reencarnación o Parabellum, mas, aquí no hay aceleraciones excesivas y tampoco un caos tan generalizado como el que sí presentan las bandas colombianas. Al contrario, Profecía mantiene mayormente ritmos medios, líneas de guitarra cercanas al Thrash, y una vocalización que, aun poseyendo un carácter agresivo, resulta inteligible.

Posteriormente, aparecen en el disco las 7 canciones que se incluyeron en Anunciantes del Final (1997), obra que, tal vez por su fecha de grabación, refleja una producción algo más primitiva que la de ...Hacia el Armagedón. Al escuchar esta parte de la recopilación se tiene la impresión de estar frente a una Demo, con todas las desventajas que esto ofrece en términos de mezcla, efectos, limpieza, etcétera; de cualquier modo, si se es amante de la música más descarnada, no se encontrará ningún inconveniente en esto, sino, antes bien, un cierto gusto. Profecía ofrece aquí un Death/Thrash Metal renuente de los recursos técnicos, ya que se inclina por una expresión más visceral, robusta, acaso coherente con el turbio mensaje de sus letras, que van pasando cuenta de hecatombes, verdugos, juicios y catástrofes.

Originalmente, el álbum Anunciantes del Final fue producido por los propios miembros de Profecía, y ...Hacia el Armagedón por el pequeño sello Brutalidad Total, en 1997 y 1999, respectivamente. La recopilación que reseñamos -que enlaza los títulos de ambos discos: Anunciantes del Armagedón- fue prensada de manera conjunta en el año 2009 por la banda y Eralsa Producciones. Aquellas dos obras fueron remasterizadas y grabadas en un solo CD, que se presentó en dos versiones distintas en su portada; el cuadernillo (de 12 páginas) que acompaña dichas ediciones contiene información sobre las grabaciones, fotografías de la banda, letras y un apartado gráfico a color muy bien logrado. La canción 18 de la recopilación es un bonus, "Los 7 Sellos del Horror", aparecida en un sencillo promocional del año 2002.

RANK: 7.5/10

Panikos - Eclipse I


PANIKOS. Eclipse I. Southern Hellish Productions. 1998.

Quizá esta afirmación esté permeada de subjetivismo, pero me resulta inevitable hacerla: Eclipe I es el mejor álbum de Black Metal que se ha grabado en Argentina, y pertenece, por un derecho inexcusable, a la lista de producciones más sobresalientes de Latinoamérica. Podrían citarse muchas razones para sostener este juicio y, frente a ellas, consentir o mostrarse divergente; sin embargo, no es factible, a mi modo de ver, que al final se admitiera algo diferente a que Panikos goza de aquello de lo que adolecen un sinnúmero de bandas: respeto; un valor cosechado en su caso, no por una extensa discografía (pues la suya se reduce a un TAPE y este disco), sino al hecho de haber concebido su música a partir de principios lo suficientemente claros como proveerla de la originalidad que tanto escasea en un medio como el del Metal.

Eclipe I (1998) es un álbum lúcido en todos los sentidos, deslumbra a quien lo escucha atrapándolo en una fascinación oscura y enigmática; sus canciones conjugan perfectamente la lobreguez del Black Metal con la morosidad y el patetismo del Doom, de suerte que no merma en ellas un solo instante esa atmósfera atezada que las caracteriza. Además de las guitarras, que exponen líneas muy melódicas, memorables siempre, Panikos concentra sus composiciones en los teclados, que son los encargados de dar densidad a la armonía y mantener el carácter sombrío de la misma. Estos dos elementos, sumados a la mezcla de voces masculinas y femeninas (de acento marcadamente argentino) y a una batería que marcha bastante bien a cada paso (sea lento o rápido) son los fundamentos que presenta la banda, todos ellos consagrados de forma singular.

Ciertas canciones como, por ejemplo, "The Call Through Panikos" recuerdan el trabajo de los italianos Evol, mas, Eclipse I está lejos de las ambientaciones medievales; su búsqueda es, ante todo, proyectada al interior del ser humano, algo que se hace evidente, no sólo en lo musical, en lo introspectivo de sus composiciones (el final aletargado de "Glory or Misery...", o el pausado inicio de "The Moon's Dark Seduction"), sino también en el plano lírico, pues Panikos explora un satanismo que deja de lado las representaciones exteriores, para impulsar esa poesía oscura, baudeleriana, capaz de conectar nuestro espíritu con la trascendencia; sea que estén escritas en español o en inglés, siempre se encuentra en sus letras una invitación a sublimarse: "A question of pride / love for your cravings / the fervor you live with / the fervor you die with (...)".

El sello argentino Southern Hellish Productions estuvo a cargo del prensaje de Eclipse I en 1998; la edición fue de apenas 200 copias, por lo cual es casi imposible encontrar el disco en la actualidad. El diseño interior del mismo está basado en fotos de la banda, iconografía satanista, algunos poemas y retratos artísticos; el cuadernillo, si bien es de 8 páginas, no contiene ni letras, ni datos de grabación. Finalmente, deben destacarse 2 cosas: primero, que Southern Hellish editó también el excelente debut de Noctis Invocat, así como el álbum Thy Call de Abyssum y; segundo, que el mencionado tema "The Moon's Dark Seduction" fue alrededor de 2002-2003 la cortina de la sección Made in Colombia del programa radial El Final de los Tiempos, dirigido por Lucho Barrera.

RANK: 10/10

Poema Arcanvs - Buried Songs: The Early Times



POEMA ARCANVS. Buried Songs: The Early Times
Rawforce Productions. 2003 (1995, 1996, 1997, 2001).

Cuando aparecen recopilaciones como Buried Songs: The Early Times (2003) se celebra por partida doble: de un lado, surge la oportunidad de acercarse a títulos ahora descatalogados y, de otro, la historia de la banda adquiere un sentido profundo. En el caso de Poema Arcanvs, esos títulos pertenecen a grabaciones realizadas en los noventas y, en consecuencia, el giro retrospectivo se remonta hasta la época en la que la agrupación, bajo sus nombres iniciales (Garbage en 1995 y Garbage Breed en 1996), se abría un espacio dentro de la fértil escena chilena. El álbum es algo así como un prontuario de las transformaciones que personificó Poema Arcanvs desde el tiempo en el que su música exponía una mixtura de Groove y Melodic Death Metal, hasta aquella otra centrada casi totalmente en el Doom.

Buried Songs: The Early Times contiene 17 canciones; las primeras 6 pertenecen a Underdeveloped, una Demo que, a pesar de haberse grabado en sólo 15 horas, posee muy buena producción y refleja una banda establecida plenamente. El sonido de estos temas recuerda un poco el Scrolls of the Megilloth de Mortification, con la salvedad de que Poema Arcanvs exhibe estructuras más Groove y sus ritmos tienen un matiz marcadamente melódico. La distorsión acartonada de las guitarras, la rapidez de los temas y la denuncia social (de la avaricia, la masificación o el caos ambiental) están presentes en todos estos temas, a excepción de "Errant Souls", en el que se percibe, además de una marcha más lenta, una confección melancólica de las guitarras y el uso de aquellos elementos (voces limpias y teclados) que, posteriormente, ganarían un lugar privilegiado dentro de la banda.

La recopilación incluye también los 7 temas que componen la Demo Innocent Shades de 1996, una grabación en la que Poema Arcanvs, primero, se aleja de los tintes Groove, segundo, mantiene ya con menos firmeza el Melodeath (apenas presente en "Armygeddon" o "Ruined") y, tercero, se enfoca en la construcción de una música más pausada, íntima y oscura, propuesta que podría asociarse con el primer Opeth o, en un ámbito más próximo, con el trabajo de los uruguayos Requiem Aeternam. Es Doom de una vertiente casi progresiva lo que empieza a desarrollar la banda en estos temas, y lo confecciona ampliando la presencia de voces y guitarras limpias, de teclados y de letras más personales. En las últimas canciones del disco, tomadas de un Promo de 1997 y otra Demo de 2001, estas características estarán ya concretadas: guturales de un tono semejante al de Mikael Åkerfeldt, vocales limpias a lo Moonspell y un esquema general anclado sobre el Doom.

El sello discográfico Rawforce Productions de Chile fue el responsable de la edición de Buried Songs: The Early Times en 2003, labor por la cual debe recibir una verdadera felicitación: no sólo presentó un disco excelente en el plano musical, sino que, además, lo complementó con una presentación 100% profesional. El cuadernillo (de 12 páginas) contiene las letras de las canciones, información sobre las demos incluidas en el CD, un texto biográfico escrito por Igore Leiva (guitarrista de Poema Arcanvs) y numerosas fotografías de la banda. El apartado gráfico fue una tarea adelantada por Claudio Botarro y, como puede observarse, se centra en el uso de colores rojos y oscuros: hay en el diseño de la portada y las páginas interiores un contraste interesante entre la simbología de la muerte, rostros humanos y diagramas futuristas.

RANK: 8/10