_________________________________________________________________

Mythos - Pain Amplifier


MYTHOS. Pain Amplifier. Evil Omen Records. 1995.

Insistir en que este disco recoge la doble influencia de Belial e Impaled Nazarene puede no resultar una afirmación original, pero por lo menos se conserva con ella el valor de la objetividad. Por esto, diremos nuevamente que Pain Amplifier mantiene de Belial su vecindad con aquella forma en que los finlandeses entendieron el Death Metal a principios de los noventas, y de Impaled Nazarene su sencillez compositiva y los lances definitorios del Black Metal que hay en su música. De lo primero es responsable Jukka Valppu, quien mientras se desempeñaba como guitarrista de Belial también lo era de Mythos, y de lo segundo, también Valppu en la medida en que compuso algunos temas con los miembros de Mutilation -el proyecto que antecedió a Impaled Nazarene- y, por supuesto, Mikko Laurila, vocal y bajista de Mythos, que acompañó en varios shows a Impaled Nazarene.

Tal vez, esta última relación sea la más notoria, y si se conocen discos como Tol Cormpt Norz Norz Norz... o Ugra-Karma, pronto se descubre en Pain Amplifier una linealidad percusiva semejante y, además, la misma clase de simpleza compositiva en las guitarras. Extrañamente, sin embargo, aunque haya una cercanía musical entre ambas bandas y, más aun, su propuesta no ofrezca ningún matiz técnico, Mythos consiguió aquí proyectar una pieza de culto. Esto podría obedecer a dos hechos en concreto: en primer lugar, a que si bien sus estructuras obedecen a un modelo afincado en los cambios de tiempo, cada uno de estos conduce a pasajes de duración dispar, de modo que la transición que es inherente a ellos, desemboca en cada caso en una experiencia diferente que puede materializarse en unos pocos segundos o, por el contrario, en un fragmento más sostenido.

El segundo elemento consiste en el tratamiento unívoco de los instrumentos, especialmente de las guitarras, que parecen no entrar nunca en el juego lead/rhythm, sino mantenerse en una dirección paralela que no se interrumpe ni siquiera para dar paso a algún punteo. Esto permite que Mythos tenga cuerpo rítmico a pesar de su sencillez y, con ello, dureza y presencia. Así sucede en los mejores temas del disco como el homónimo "Pain Amplifier" y "Strange Things Happen at Night", aunque en este último se ofrecen algunos arrestos melódicos. Las letras, por su lado, se enlazan perfectamente con la música y se transmiten sin inflexiones de voz, produciendo una permanente sensación de ritual, que únicamente se altera en "The Last Orgy", en donde se apropia de de rasgos más ruidosos y violentos.

Evil Omen Records fue el encargado de editar Pain Amplifier en formato CD cuando corría el año 1995, de suerte que Mythos hizo parte de la reducida lista de bandas firmadas por este sello (Enthroned, Conqueror y Demoniac). La portada de esa edición, que es la que se muestra en la fotografía, resulta increíble y refleja con propiedad el contenido musical y lírico; el cuadernillo tiene un diseño profesional, pero no contiene las letras de las canciones, sino simplemente fotos de la banda, datos de grabación y agradecimientos. Existe de este álbum una versión no oficial realizada al parecer en Bulgaria en formato TAPE y también una reedición en LP lanzada por Nuclear Winter Records en el año 2010, incluyendo un arte renovado. Resta por decir, que como track oculto aparece al final de las 10 canciones enlistadas en la contratapa un cover del tema "Reek of Putrefaction" de Carcass.

RANK: 9/10

Nothingness - Among the Nebula


NOTHINGNESS. Among the Nebula. Ablaze Productions. 2007.

Podrían trazarse algunas asociaciones de sonido entre Nothingness y otras agrupaciones mexicanas como The ChasmSargatanas, pero una idea más ilustrativa de su música se obtiene relacionándola con la propuesta que Hypocrisy presentó en sus dos primeros discos. En efecto, Among the Nebula (2007), transluce una influencia tan evidente de los suecos en su vocalización, riffeos y atmósfera que, por momentos, se tiene la impresión de estar sumergido en los abismos del Penetralia o el Osculum Obscenum, es decir, en los álbumes más sombríos y primitivos de Hypocrisy. Y no se trata de un influjo inconsciente -según lo expresa el propio baterista del grupo, Édgar Hernández-, sino de una especie de tributo hecho por Nothingness a esa impronta con la que Peter Tägtgren ha venido signando su visión personal del Death Metal.

Con todo, la emulación de ciertos recursos no resta valor a Among the Nebula que, por el contrario, se presenta desde su inicio como una experiencia apabullante. Su música alterna pasajes lentos y rápidos, anclados sobre una base cruda y sucia que no tiene tregua, pues prácticamente no existen espacios entre temas, y los casi 40 minutos del álbum se siguen sin ninguna clase de paréntesis. Por demás, los fragmentos acelerados, realmente frenéticos, se articulan de un modo tan macabro con la voz -alternativamente gutural y rasgada- de Humberto Valverde que el desdoble de la velocidad no sólo es evidente en términos de ejecución, sino también de ambiente y, por ello, toda la producción, más allá de sus cambios de ritmo, no cesa de emanar un aire ominoso.

Ninguno de los integrantes de Nothingness se muestra virtuoso; antes bien, la selección de sus aportes parece haber seguido el criterio de la oscuridad, es decir, de cuánto aportaba, por ejemplo, un determinado riff en el mantenimiento de la energía negra que posee el disco. En ese sentido, únicamente algunos arrastres -extraños, aunque interesantes- en el golpeteo del redoblante, pueden considerarse lances técnicos. Las letras, asimismo, tampoco llegan a descollar, limitándose a recorrer asuntos relacionados con el fin de la vida, la oscuridad y el dominio del caos. Ahora bien, el tema de cierre, "Mirror", sí ofrece, debido a la participación de dos artistas invitados y un trabajo más pausado del ritmo, un apunte que se aparta, por lo menos un poco, del estilo mostrado en el resto del disco.

Among the Nebula fue lanzado en el año 2007 por el sello mexicano Ablaze Productions en formato CD, y a la fecha esta es la única versión que existe del álbum. El diseño del cuadernillo que acompaña el CD es profesional, a todo color y en papel luminoso; se incluye en él parte de las letras de las canciones, agradecimientos, fotografías e información fonográfica. Toda la parte de creación del arte corrió por cuenta de Arthur Axegrinder, quien ha trabajado con bandas como Hacavitz, Infinitum Obscure, Rapture y Zombiefication, entre otras. El segundo disco de Nothingness también fue prensado por Ablaze Productions en 2013, época desde la cual la agrupación no ha presentado nuevas obras, si bien permanece activa dentro de la escena.

RANK: 8/10

Zoofilia - Zoofilia


ZOOFILIA. Zoofilia. Independent. 1999.

Son casi 25 años los que Zoofilia ha estado vigente dentro de la escena argentina y, aunque haya tenido que afrontar algunos reveses, sin duda, han sido mayores sus logros y más las buenas experiencias. Su discografía nos habla, además, de un carácter constante y del arresto que necesitan los artistas independientes, pues buena parte de sus producciones han sido el resultado de su propio empuje e inversión. Una muestra de esto se encuentra justamente en su primer disco, autotitulado Zoofilia (1999), con el que la banda cerró los noventas y, con ellos, aquella época de las primeras Demos, expandiéndose tal vez no al mismo nivel que lo hacen los grupos firmado por un sello importante, pero sí por lo menos en el ámbito de los zines, las distribuidoras y los amantes del Metal subterráneo.

Desde sus inicios, Zoofilia rehusó encasillarse dentro de un solo género y, en efecto, al escuchar su música se tiene la impresión de estar frente a una propuesta ecléctica. Sucede que, aunque en alguna medida su base es el Death Metal, ésta se combina ampliamente con recursos provenientes de otras vertientes como el Thrash ("Farsa Religiosa"), el Groove ("Enfrenta Tu Realidad") y hasta el Doom Metal ("Solos Para Ser Devorados"). Esta condición, aunada a un preciso trabajo de los ritmos medios y cierta emotividad que destilan algunos de sus pasajes (en "No Pensar", por ejemplo, o en "V.I.H."), permiten reconocer en Zoofilia una banda influenciada desde distintas perspectivas, cada una de las cuales pesa a su manera en las composiciones que, en consecuencia, deben interpretarse de modo deductivo.

Como se dijo, si bien en el disco hay fragmentos rápidos, predominan en él los pasajes medios y lentos, siendo estos los que permiten a Zoofilia configurar el sentido de su música: acompasada, con matices melódicos, breves apariciones de teclado, arpegios acústicos y variaciones múltiples de la voz. Las letras, por su parte, se enfocan mayormente en situaciones sociales como la cosificación del hombre, las mentiras de la religión, el egoísmo personal, etcétera; por regla, no se trata de escritos largos o complicados, sino, más bien, de líneas que han surgido en momentos determinantes y que -como ha declarado el propio vocalista de Zoofilia, Hernán Alzamora- no son retocadas para que se acomoden mejor a la instrumentación, sino que permanecen tal y como surgieron en el momento de su creación.

Zoofilia fue grabado entre octubre de 1997 y enero de 1998, pero fue prensado hasta un año después a través de la misma banda. El disco está dedicado a la memoria de Fernando D. Papatino (compañero de la agrupación durante sus primeros años) y todo el arte de la portada y del interior del cuadernillo corrió por cuenta del mismo Hernán Alzamora. Tratándose de una producción independiente, el resultado del diseño es destacable, y el booklet es extenso e incluye las letras de las canciones, fotografías, datos de grabación, agradecimientos y demás. Durante la grabación del CD se contó con la participación de 3 músicos invitados en las guitarras y el teclado: Federico Seco, Carolina Caratti y Alejandro Spinelli. Amantes del Death Metal argentino (Crematorio, Vibrión, Devastación, Lobotomy): Zoofilia es una banda para no perder de vista.

RANK: 8/10

Combat Noise - Frontline Offensive Force


COMBAT NOISE. Frontline Offensive Force. Sevared / Old Cemetary / Butchered Records. 2011 (2010).

Cuando se ha captado perfectamente el canon del Death Metal y se lo apropia sin la menor intención de alterarlo advienen piezas como Frontline Offensive Force (2010), es decir, grabaciones en las que se evidencia la pesadez del género sin el menor atisbo de moderación. Por ello, Combat Noise es una banda que entra en el modelo de otras como Houwitser, Krisiun o Pandemia, pues, como ellas, replica una gruesa gutural, el despliegue técnico y rápido de las guitarras y el impecable acompañamiento de la batería que, como es usual, tiene a fondo siempre el golpeteo del doble-bombo. Sin embargo, existen algunas particularidades en el trabajo de este quinteto cubano que valdría la pena explorar para describir más puntualmente su propuesta, en la actualidad conocida con cierta amplitud fuera de la isla.

En primer lugar, Combat Noise se muestra compacta en el nivel de desempeño de sus músicos, de suerte que sea el conjunto lo que destaque y no los talentos individuales. Además, aunque es verdad que hay momentos en los que toda la instrumentación se descuelga frenéticamente, también existen otros pasajes en los que la música se repliega en una densidad más lenta, sin perder por ello la calidad técnica o la fuerza. De esta manera, puede afirmarse que Frontline Offensive Force no es un disco esquemático, sino uno que modula en cada tema su imponencia de modo especial, acomodando aquí o allá los solos, combinando la gutural con tonos rasgados, usando los "pinch harmonics" sin exceso, y estableciendo un juego logrado en las guitarras entre los muteos y las líneas agudas (que tienen el dejo oscuro propio de los instrumentos B. C. Rich).

Temas como "AK-47" o "Platoon" se convierten tras la primera escucha en imprescindibles, pues dan cuenta de los elementos antes señalados, mas, como el álbum posee una excelente producción, cualquiera de las diez canciones que lo componen, resultaría ejemplar del mismo. Por demás, todo Frontline Offensive Force se halla unificado conceptualmente por el desarrollo de una temática bélica: las letras se mantienen en todo momento dentro de los límites de la guerra, señalando, por ejemplo, el oficio de los francotiradores, las infiltraciones al campo enemigo, los tipos de armas, los motivos de lucha de los terroristas, etcétera. Lo interesante es que Combat Noise sabe manejar el asunto con pertinencia y, así, aunque las canciones se muevan en el mismo horizonte lírico, no resultan en ningún momento pesadas o repetitivas.

Frontline Offesive Force fue lanzado en enero de 2010 por el sello Brutal Beatdown Records de Cuba, pero un año después fue reeditado -con un pequeño cambio en la portada- conjuntamente por los sellos Sevared, Old Cemetary y Butchered Records. La presentación de esa última versión -que es la que se muestra en la fotografía- es profesional y su diseño enlaza de manera inmejorable todo el concepto del álbum, desde el nombre de la banda hasta la más pequeña imagen al interior del cuadernillo. Debe recordarse que en el tema "Cuba Death Metal" participó el bajista/vocalista de Brujería, Fantasma, con un pequeño pasaje hablado, y que en la actualidad Combat Noise se encuentra firmada por el importante sello francés Legion of Death Records

RANK: 8/10

Freezing Darkness - Born in the Deepest Frozen Night



FREEZING DARKNESS. Born in the Deepest Frozen Night. Bizarre Productions. 2005.

A principios de la década pasada Freezing Darkness alcanzó cierto reconocimiento dentro de la escena colombiana, llegando a participar en importantes festivales y a figurar en zines, programas de radio y televisión. Sin embargo, después de la salida de su primer disco, Born in the Deepest Frozen Night (2005), su estela se fue diluyendo hasta perderse por completo y, con ella, la posibilidad de que continuase una propuesta que tenía a su haber un conjunto de ideas que, de pulirse un poco más, hubiesen rendido indudablemente excelentes resultados. El germen de dichas ideas se encuentra ya en este álbum y, en su interior, algunas incluso llegan a sobresalir, pero otras, en cambio, quedan rezagadas, haciendo necesaria la continuidad de la banda para darles un desarrollo adecuado.

Lo que a nuestro entender está bien afincado en Freezing Darkness es su ruptura con las estructuras planas del Black Metal, pues, por el contrario, la banda se destaca por sus variaciones de tiempo y atmósfera, por incluir solos estilizados en sus canciones y no saturar la mezcla con las voces, sino dar también un espacio para el flujo instrumental. Además, es positivo el hecho de que en Born in the Deepest Frozen Night las guitarras y los teclados tengan una presencia equilibrada, de manera que se evite, por un lado, la simple rudeza y, por otro, el exceso de los sinfónico. Todo se armoniza aquí con inteligencia, sabiendo que, más allá de cada depuración, no debe perderse la oscuridad que tienen las piezas de este género y, así, lo sombrío se mantiene a salvo, enriqueciéndose incluso con tonos futuristas y macabros.

Por su parte, lo que parece quedar en el tintero tiene que ver con encontrar algunas fórmulas que le permitan a Freezing Darkness hacer más distintiva su propuesta, casi indefectiblemente emparentada con Emperor. Temas como "The False Prophets" o "Mystical Tragedies" -paradójicamente los mejores del álbum- extravían su creatividad en un sonido que ya tiene marca registrada, de modo que sería fundamental llevar esos sonidos en otra dirección o unificarlos a otros elementos -los teclados o la seca vocalización de Gabriel Ortiz- para que hallasen un aire diferente. Las letras, asimismo, se conducen en líneas ya transitadas y se configuran apelando al cliché de las palabras. Por último, aunque esto pueda cambiar según el gusto, incluir una Intro, un Outro y dos instrumentales en un disco de 11 temas, sin que estos aporten algo significativo, por lo menos puede parece controvertible.

Born in the Deepest Frozen Night fue prensado por el sello Bizarre Productions en 2005, y se lanzó al mercado desde enero del año siguiente. La presentación del CD contiene un diseño cuidadísimo, a la altura de cualquiera de las producciones europeas o norteamericanas; hay en todo el cuadernillo el manejo de un concepto que tiene relación no sólo con el nombre del grupo, sino también con la temática de cada canción, de modo tal que las imágenes, las fotografías y los colores se empalman de modo artístico y oscuro. Se incluyen en el booklet las letras de los temas, los agradecimientos y los datos de grabación. Miembros de Freezing Darkness han participado en otras bandas bogotanas como XIII Candles, Nosferatu y Cysted.

RANK: 7/10