Socavón - Pasos en Sangre


SOCAVÓN. Pasos en Sangre. Martirio Records. 2003.

Si algo resulta reiterativo en las entrevistas y declaraciones de Socavón es su certeza de pertenecer a ese conjunto de bandas que viene trabajando arduamente por fortalecer en todos los frentes la escena colombiana; en su caso, son casi 20 años durante los cuales el esfuerzo, la constancia, el respeto y la profesionalización han sido los principios rectores de una labor que, a toda vista, supera los límites de la música para convertirse también en una propuesta de pensamiento e imagen. Así, aunque las producciones de esta agrupación puedan contarse con una sola mano, no debe olvidarse lo que hay detrás de ellas, esto es, la autofinanciación (Socavón no ha firmado hasta la fecha contratos con ninguna disquera), la experiencia (que llega únicamente tras largas jornadas de ensayo y concierto) y la crítica (o sea, la adecuación del Metal para expresar cuestiones propias de nuestra sociedad).

Pasos en Sangre (2003) sintetiza estas 3 bases: por un lado, se trata de un lanzamiento independiente, por otro, reúne la experiencia de 2 Demos precedentes y, por último, expresa líricamente una denuncia social frente a eventos como la guerra o el olvido. Socavón ejecuta en el disco un Death Metal cuya confección media entre la técnica y la intuición; sus ritmos combinan unas fuertes guitarras con un bajo que se escucha plenamente y una batería que sienta las velocidades con precisión: unas veces apretando su marcha y otras, incluso, desapareciendo para permitir fragmentos estáticos. La armonía la complementan los teclados (incidentales, como los cataloga la propia banda) que, por lo general, forjan atmósferas muy suaves, de soporte, pero que llegan también en temas como "Guerra" a adquirir cierto protagonismo.

La gutural de Óscar Galán es seca, rocosa, una cualidad que contribuye a la pesadez; pero, asimismo, el disco ofrece declamaciones y ejecuciones limpias que establecen un justo contraste. Tal vez el punto menos afortunado de Pasos en Sangre tenga que ver con algunas repeticiones; sucede que en varias canciones (por ejemplo, "Paredón de los Mártires" o "Hijos de la Violencia"), aunque la factura de los riffs es destacable, por efecto de la duración de los temas (5 ó 6 minutos aproximadamente) se tiende a volver sobre los ritmos constantemente, algo que para determinadas personas podría ser poco llamativo. Por supuesto, esto no quiere decir que Socavón sea una banda corta de ideas, al contrario, su visión es clara y de ella emergen productos notables como "Sicofonía" (con sus pulcros detalles de teclado) o "La Condena" (y sus dos solos de guitarra").

Pasos en Sangre fue producido y lanzado por Socavón en el año 2003 a través de su sello independiente Martirio Records, el mismo con el que firmaron su más reciente título Cenizas del Palacio (2009). La presentación del álbum, teniendo en cuenta su autogestión, es aceptable: el contenido fue grabado en formato CD-R; y el cuadernillo tiene una sola hoja -impresa a blanco y negro- en la que aparecen las letras de las canciones, agradecimientos y datos de grabación. Con relación al arte de la portada, no podría decirse que es el de mejor factura pero, en este caso, lo que cuenta sustancialmente es la música. Hasta el momento no existen reediciones del disco. (NOTA: Aprovecho para expresar mi agradecimiento a Hernán Ramírez, quien tuvo la gentileza de enviarme este CD desde Tunja hace algunos años atrás. ¡Fuerza y adelante!).

RANK: 7/10

3 comentarios:

  1. Muchas gracias por esas palabras...un fraternal saludo.
    HERNAN RAMIREZ

    ResponderEliminar
  2. Muy buenas noches Alejandro, Mi nombre es Diego A. Gómez y funjo actualmente como el nuevo bajista de Socavón, dentro de la actual formación de la banda.

    Dado que desde siempre he estado cerca al proceso de Socavón, sus palabras me tocan y lo hacen generando gratos sentimientos.

    Debo felicitarle por la calidad de construcción, redacción del texto y objetividad plasmada en la reseña, características que son escasas en medios dedicados a temas del metal.

    Reciba un cordial y caluroso saludo desde Tunja.

    Diego A. Gómez Díaz.
    Bajo Socavón.

    ResponderEliminar
  3. Saludos, Diego y Hernán; para mí es muy grato saber que los mismos músicos pueden leer las escasas palabras que escribo a propósito de su trabajo. Gracias por leer y comentar.

    ResponderEliminar