Graveland - Creed of Iron


GRAVELAND. Creed of Iron. No Colours Records. 2000.

Con la aparición de Creed of Iron en el año 2000 empezó una nueva etapa en la historia de Graveland pues, si bien es verdad que desde su formación las ideas de Rob Darken marcaron la dirección musical de este proyecto, hasta esa fecha había encontrado cierto apoyo (al menos en calidad de invitados) de Karcharoth y Capricornus. El nuevo siglo significó para Graveland, en cambio, un enfoque todavía más personal de Darken, quien entonces asumió enteramente, no sólo la composición y ejecución de todos los instrumentos, sino también la escritura de las letas, la interpretación vocal, la producción de los discos, buena parte del diseño de portadas y todos los demás encargos que suelen hacer parte del trabajo de una banda.

Por demás, con Creed of Iron se definió mejor ese sonido que Graveland ha venido manteniendo a lo largo de sus últimos discos, desde el Memory and Destiny (2002) hasta el Spears of Heaven (2009), es decir, aquel que fusiona las bases del Pagan Metal con elementos provenientes del Viking y el Folk. Se trata de un sonido con un impronta bien particular, fácilmente identificable por los amantes de este estilo: primero, porque la voz de Darken trabaja siempre en la misma línea, sin ocuparse de los matices; segundo, porque el uso épico de los teclados también tiene ya una marca registrada y; tercero, porque el conjunto armónico de Graveland (la velocidad media, los riffs sencillos, los toques orquestrales, etcétera) ya es un paradigma en la escena del Metal.

Es verdad que Graveland ha dado a luz álbumes más logrados (el Thousand Swords, o el citado Memory and Destiny); sin embargo, Creed of Iron no es una pieza de relleno, tiene sus propios méritos, y estos se reflejan de modo especial en 2 de sus canciones: "Tyrants of Cruelty" y "Ancient Blood"; una, gracias a varios riffs memorables que se escuchan en la canción, y la otra, por la pomposidad de los teclados que inevitablemente nos sumergen en una batalla épica. Y es que, justamente, lo que se respira en las 5 canciones que presenta aquí Graveland (inspiradas en el libro Creed of Iron de Ron McVan) es, por un lado, un tributo a la fuerza ancestral del pueblo europeo y, por otro, un llamado a la reivindicación de ella misma a través de su cultura y sabiduría.

Creed of Iron originalmente fue prensado por el sello No Colours Records en formato CD; en la fotografía se observa dicha versión cuyo cuadernillo es de apenas de 1 hoja y no incluye letras, sólo unas tomas de Darken y unas palabras que él mismo escribió sobre el sentido del álbum. En 2001 apareció una edición en polaco (Prawo Stali) lanzada por Nawia Productions y limitada a 500 copias. Asimismo, la No Colours Records prensó 2000 copias del disco en formato DIGIPACK (2009) y 500 copias en LP (2000). La versión en TAPE estuvo a cargo de Night Bird Records (limitada a 300 copias). Finalmente, también existe dos re-ediciones en polaco e inglés que datan de 2009.

RANK: 7.5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario