Bethlehem - Sardonischer Untergang im Zeichen Irreligiöser Darbietung



BETHLEHEM. S.U.i.Z.i.D. Red Stream, Inc. ¿2008? (1998).

Bethlehem es una banda de culto por muchísimas razones: en primer lugar, por haber abanderado a principios de los noventas (junto a Katatonia) una gigantesca oleada de agrupaciones de Black/Doom Metal; en segundo término, por haber precisado los límites del Dark Metal, un género al que prácticamente acuñó su nombre y; finalmente, por preceder con su sonido y letras lo que más tarde se convertiría en el gran movimiento del Depressive Black Metal. Bethlehem ha transitado por los campos más oscuros, densos y depresivos, hasta tal punto que, cualquier fanático que se acerque a ella, encontrará estas emociones tensadas hasta los límites de la enfermedad: una experiencia que es, a un mismo tiempo, flagelación y catarsis.

En S.U.i.Z.i.D., tercer álbum de la banda, pueden apreciarse en toda plenitud los elementos que hacen de Bethlehem una banda única: composiciones que mezclan pasajes lentos, melancólicos con arranques crudos de velocidad; voces cargadas de sufrimiento, tanto las de Marco Kehren (cantante de Deinonychus) como las de Cathrin Campen, que debutó en este disco de forma magistral; atmósferas fúnebres que agudizan el carácter desolador de la música: ruido de relojes, sillas de ruedas, teclados, gritos, etcétera; y, por último, una producción que permite escuchar claramente los instrumentos, la manera como cada uno de ellos desarrolla su propia densidad y moviliza las sensaciones más lúgubres.

Con relación a las letras, Bethlehem pone de manifiesto en S.U.i.Z.i.D. una orientación inequívoca: la muerte; todas las canciones (escritas en alemán) giran en torno a ella, al sentimiento del suicidio, la agonía, la flagelación. Debe destacarse que la banda construye líneas muy poéticas, en las que predomina un lenguaje simbólico, continuos cuestionamientos y una parte muy soterrada (a veces incomprensible) que tiene que ver con sadismo y masoquismo. Jürgen Bartsch, autor de ellas, es un hombre cuya vida ha estado permanentemente ligada a la muerte: presenció el ahorcamiento de su novia de juventud, así como el fallecimiento por sobredosis de un amigo, y anteriormente también afrontó el suicidio de su tío; situaciones que contribuyeron a forjar en él una visión pesimista y triste.

La Red Stream, Inc. fue la encargada del prensaje original de S.U.i.Z.i.D. en 1998, el segundo álbum de la banda editado por este sello, el cual ha mantenido un contrato con ella por más de 15 años. En la fotografía se muestra la re-edición que la misma Red Stream, Inc. lanzó en ¿2008?, bastante cuidada, con un librillo de 20 páginas a color que incluye las letras de las canciones y fotos de los integrantes. Es fácil identificar las dos versiones pues el back-cover de la primera no tiene código de barras y la dirección de contacto es Camp Hill (Pennsaylvania), es decir, el sitio en donde originalmente se ubicó el sello; por su parte, esta segunda, ya incluye la bar-code y aparece Winter Springs (Florida) como centro de acciones de la disquera. Hay que recordar que Red Stream, Inc. también editó 500 copias en LP de S.U.i.Z.i.D. en 1998; un álbum imprescindible para cualquier colección.

RANK: 9.5/10

2 comentarios:

  1. Hey, excelentes reseñas, sobre todo ésta en particular. No podría estar más de acuerdo contigo, S.U.I.Z.I.D. es una ventana a tus más profundos miedos, te enfrenta a tí mismo e incluso llega a escupirte a la cara. Quizás sólo es superado por su predecesor el Dictius Te Necare...

    ¡Muy buena banda!

    ResponderEliminar
  2. Saludos Hermes Ter Máximus. En primer lugar, gracias por visitar el blog y dejar el comentario. Coincido contigo en que después del "Dctius te Necare", este álbum es lo mejor de Bethlehem.

    ResponderEliminar