Bubble - No Time to Lose


BUBBLE. No Time to Lose. Rythm Prod. 1993.

No es mucho lo que se sabe sobre Bubble: al parecer se formó a finales de los ochentas en Blois -Francia- y editó, bajo el nombre Bubble Beer, el TAPE Not Too Serious? (1990); una grabación que contiene 30 canciones compuestas en una línea que, según se lee en ciertas reseñas, mezcla el sonido de D.R.I. con el de Bad Religion. En algún momento antes de 1993, la agrupación decidió llamarse simplemente Bubble, y así lanzó a través de la Rythm Prod. el disco No Time to Lose, co-financiado por la Dirección Provincial de la Juventud y los Deportes de Loir. Finalmente, Bubble desapareció de la escena a mediados de los noventas por razones desconocidas.

No Time to Lose es el producto de una banda de Hardcore/Punk honesta y enérgica que, en buena medida, recuerda el sonido inglés de los setentas, enriquecido con toques más alternativos, propios del Rock estadounidense. Un álbum que fue grabado en apenas 6 días y que, con una duración de 73 minutos, tiene la virtud de transmitir un amplio repertorio de sensaciones que van desde el ánimo extremo en los temas rápidos, hasta la intensidad contenida, en aquellos otros en los que merma la velocidad. Guitarras distorsionadas en infinidad de formas; riffs melódicos, sencillos, a los que eventualmente se suman solos y tonos agudos; una batería ejecutada siempre en su punto; un bajo de soporte adecuado; y una vocalización que resulta original, primero, por lo afrancesado de su inglés y, segundo, porque sin renunciar al estilo Punk suena a veces cercana al Alternativo; es el resumen del cuadro que ofrece Bubble a nivel musical.

En cuanto a las líricas, hay una variedad casi irreductible: están las de orientación social, tipo "TV Lies", "Holidays" o "Dyin' World"; las que muestran historias y perfiles anecdóticos, como "The Very Last Days", "The Fallen Lovers" o "Spongers" y; finalmente, unas más personales -a veces vinculadas con la vida como músico y, otras, con la experiencia de la exclusión-: "Concert's Families", "Barfly" o "Passive Consumer". Más allá de las diferencias temáticas, todas las canciones están compuestas con un lenguaje muy directo y tienen estribillos bien logrados (el "I don't want to see those lies on my TV, I just need the reality", de "TV Lies" es un ejemplo de esto). 

Como se mencionó anteriormente, No Time to Lose fue prensado por Rythm Prod., sello que debió ser propiedad de Bubble, si tenemos en cuenta que la dirección de la banda que aparece en su Demo de 1990, es la misma que aparece aquí para la disquera (34 Rue Costes et Bellonte). El disco no se destaca por su diseño, aunque las fotografías de aquella mujer envuelta en bolsas resultan, por lo menos, originales. El cuadernillo (impreso a blanco y negro sobre papel brillante) incluye las letras de las canciones, pero no presenta fotos de la agrupación. Un álbum difícil de conseguir, y para ser escuchado inteligentemente, si no se desea ser un consumidor pasivo más: "Yes, we've formed a band, but what are we playin' now? A song you won't understand, 'cos you don't wanna make an effort: a perfect consumer and a stupid asshole".

RANK: 8/10

2 comentarios:

  1. Little mistake : Philippe from BUBBLE was not playing in BURNING HEADS.

    ResponderEliminar
  2. Thanks Stroboscopy for your comment. All info is correct now.

    ResponderEliminar