Nosferatos - Ventum Inferum de Tenebrae...


NOSFERATOS. Ventum Inferum de Tenebrae... Blacksmith Productions. 2004 (1998).

No es mucho lo que conozco acerca del Death Metal ruso, pero, definitivamente, Nosferatos es una de mis bandas preferidas. Formada en 1993 en Moscú, esta agrupación (al parecer inactiva ya) dejó para la historia dos discos importantes: el que ahora presentamos, Ventum Inferum de Tenebrae (1998), y Pandemonium (2001), piezas que desarrollan un sonido visceral y oscuro, similar al que puede hallarse en obras como Osculum Obscenum de Hypocrisy, The Enlightment de Sargatanas, o At the Mountains of Madness de Blood Ritual. Como sucede en estos tres álbumes, en los de Nosferatos también es evidente una orientación cruda, cargada de malignidad y lobreguez, algo que se debe, no sólo a las estructuras compositivas, sino también al encuadre de la producción, permeada totalmente por lo sombrío.

La música de Ventum Inferum de Tenebrae..., en concreto, expone una amalgama siniestra: la seca, ritualística y penetrante gutural de Lucifer Kondrin; el bajo de Boroda, cuyas líneas resuenan de modo atronador por encima de la armonía; y la ejecución firme de las guitarras que transmiten su abominable mensaje, tanto en los acordes como en los arpegios y efectos (de flange y delay, principalmente) dispersos por el álbum. Es verdad que las canciones de Nosferatos son, en su mayoría, cortas, pero aun así, todas ellas ejemplifican el horizonte de la banda, su fuerza abyecta y herética; y todas comparten, además, una velocidad media que, por momentos, da paso a descargas fulminantes de agresividad, o a cambios de equalización en la mezcla que producen matices interesantes (tipo "Souls of Deceased").

Nosferatos no es una agrupación técnica; su Death Metal, si bien posee riffs y solos de buena calidad, permanece en una onda mucho más directa, intuitiva; lo mismo podría afirmarse respecto del trabajo de batería y vocales. Sin embago, el hecho de que la banda evite repetir los mismos ritmos y que el bajo asuma en ocasiones el protagonismo, convierte a Ventum Inferum de Tenebrae... en un disco elaborado. La falla, a mi ver, es el haber incluido el tema "Dances of the Dead" con un sonido distinto al del resto del álbum, puesto que desentona con la atmósfera general (la canción tiene un sonido con más medios y presencia de guitarras); si no me equivoco, la banda quiso aprovechar una grabación hecha previamente (tal vez para su Demo de 1994), antes que volver a grabar el tema después de la salida de Acheron (su segundo guitarrista).

De Ventum Inferum de Tenebrae... existen, a la fecha, varias versiones: originalmente, el disco fue lanzado en 1998 por la propia banda en formato TAPE (300 copias) y CD-R (100 copias). Un año después, el sello Moon Records re-editó 1000 copias del título en TAPE, algo parecido a lo que haría Blacksmith Productions en 2001. La edición en CD profesional llegó sólo hasta el 2004, año en el que ese mismo sello ruso, Blacksmith Productions, lo prensó en CD-ROM, incluyendo como bonus 4 video-tracks grabados en "Relax Club" en noviembre de 2003. La presentación interior de esta versión (que es la que se observa en la fotografía) es sobria: el cuadernillo es de apenas 2 hojas y no incluye las letras de los temas, únicamente la alineación, datos de estudio y un pequeño collage con imágenes de la banda.

RANK: 8/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario