Mortem - The Devil Speaks in Tongues


MORTEM. The Devil Speaks in Tongues. Merciless Records. 1998.

No me decidía a escribir sobre alguno de los discos de Mortem porque todos los admiro demasiado y pensaba que mi comentario terminaría siendo una exaltación. Hoy, a pesar de ello, me he convencido de que elogiar lo que uno aprecia, en el fondo, es ser honesto con lo que se siente y que, por tal razón, no importa que me extralimite aquí con las palabras. Para mí, Mortem, no sólo es la banda más grande de Death Metal que ha dado Latinoamérica, sino también un nombre que figura (por su calidad musical y larga trayectoria) a la misma altura que los de las bandas más emblemáticas del género. Cada álbum de estos peruanos es una obra maestra cargada de fuerza, dureza y malignidad, pero también de lucidez compositiva, de ejecución implacable; ¿cómo evitar, así, sentirse abocado, al escucharlos, al sentido más original y puro del Metal extremo?

Su disco debut de 1995, Demon Tales, es una obra prodigiosa, y éste, su segundo álbum, The Devil Speaks in Tongues (1998) resulta una continuación no menos magistral. Los 12 temas que lo componen parecen engendrados en el Averno: son rápidos, ominosos y, sin importar su fecha de creación (1986-1998), rebosan una energía oscura y maldita. Es difícil explicarse de qué lugar Mortem extrae tantos buenos riffs, cada cual mejor que el anterior, y también cómo armoniza toda la instrumentación de un modo tan compacto; pero, en cualquier caso, todo funciona de manera increíble: las potentes vocales de Nebiros (de sello clásico, en mi opinión), el rampante acompañamiento de la batería, las líneas bajas de Juan Muro, y el juego de guitarras que, sin seguir realmente una ruta técnica, son un ejemplo constante de acople, prolijidad y rapidez.

Justamente, destaca en The Devil Speaks in Tongues el trabajo que hacen Nebiros y García en las guitarras: las canciones incluyen, por regla, varios solos, pero además de ello, hay punteos ejecutados a doble guitarra, armónicamente (como en la canción homónima del álbum); se hacen secuencias de punteos de hasta 3 intervenciones por guitarrista (tipo "Posthumous Magic") y, en fin, se realizan escalas y figuras de floyd rose extensas y creativas. El otro punto digno de mención sobre el disco tiene que ver con su concepto, inspirado, según ha dicho el mismo Nebiros, por la literatura y el cine; las letras se enfocan en la demonolatría, pero no hay en ellas una descripción vacua, sino una exploración compleja e histórica: temas como "Uma, Head of the Witch" (de inspiración inca), o "Demons Haunt Loudun" (que recupera la crónica de un abate pervertido del siglo XVII) son una muestra de la profundidad que alcanza Mortem a nivel lírico.

La edición original de The Devil Speaks in Tongues, por demás, la única que existe del disco, fue prensada por el sello alemán Merciless Records, el mismo que re-editó la primera obra de Mortem y su álbum Decomposed by Possession (2000). En la imagen de arriba puede observarse la versión en CD (si bien el título también se lanzó en LP y Picture LP), la presentación interior contiene las letras de las canciones, los agradecimientos de la banda, fotos a color, y un texto sobre Urbain Grandier. La portada del disco es una fotografía de Jurgen Geiger y el resto de la diagramación corrió por cuenta de Daniel Colchado. Debe recordarse que dentro del track-list se incluye un cover del tema "Turn in Your Grave" de la leyenda canadiense Sacrifice, y que este fue el único álbum de Mortem en el que participó Sandro Kobal García (Dominium, Necropsya).

RANK: 10/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario