Krisiun - Conquerors of Armageddon


KRISIUN. Conquerors of Armageddon. Century Media Records. 2000.

Quienes han escuchado al menos una vez a Krisiun coincidirán en que esta es una de las bandas más rápidas y pesadas que ha dado Brasil; una condición que ya era evidente en sus primeras grabaciones, pero que ha venido perfeccionando con el transcurso de los años. Lo que admira de Krisiun es que detrás de esa máquina devastadora que es su música sólo se encuentra el trabajo de los tres hermanos Kolesne (Moyses, Max y Alex), cada uno de los cuales se ha concentrado en su propia función dentro del grupo (guitarra, batería, bajo/vocales, respectivamente) desde 1990, fecha en la que unieron sus fuerzas para tocar Death Metal en la línea más pura del género: Morbid Angel, Deicide o Malevolent Creation.

Tras 2 discos lanzados en los noventas (Black Force Domain y Apocalyptic Revelation), la agrupación editó en el 2000 su disco, Conquerors of Armageddon, una pieza de 9 canciones en las que no hay tregua ni contemplaciones. Krisiun es una banda que no ejecuta música precisamente técnica, pero que posee un equilibrio muy logrado entre sus componentes: todo gira en torno a la velocidad y, en consecuencia, la batería tiene un ritmo azotante, raudo incluso en los fragmentos en los que se siente que ha mermado; las guitarras proyectan riffs ágiles, de muchos movimientos, y sus solos mantienen esas escalas tipo Morbid Angel llenas de rapidez, tappings y efectos de trémolo; por su parte, la vocalización no se apega a las guturales indescifrables, sino que opta por un tono intermedio que despacha las letras de manera enérgica y veloz.

La mayor virtud de Conquerors of Armageddon radica en la efectividad con que se usan estos elementos, pues bien podrían aburrir al repetirse durante todo el disco; sin embargo, Krisiun aplasta tan contundentemente que hace olvidar hasta la ausencia de coros o novedades en sus canciones, la sola velocidad para ellos resulta suficiente. Así, escuchando un punteo vigoroso como el de "Hatred Inherit" o "Iron Stakes" se olvida todo lo demás, incluso, las letras que, tal vez, son el aspecto más deslucido dentro del disco, en primer lugar, porque retoman sin una impronta personal temas manidos del Metal como el satanismo, el apocalipsis, o la blasfemia y; segundo, porque su escritura, más que una estructura formal, parece el tejido de frases con un sentido aproximado.

La salida de Conquerors of Armageddon significó para Krisiun la entrada a Century Media Records, disquera que hasta la actualidad le ha garantizado la distribución generosa de sus productos. La presentación física del álbum lamentablemente no está al nivel de la producción de sonido realizada por Eric Rutan (Morbid Angel, Hate Eternal): su cuadernillo contiene las letras de las canciones sobre el fondo repetido de una cruz invertida, y su diagramación se reduce a pentagramas mal editados por un programa de computador. Se hubiese corrido una mejor suerte de haber conservado el estilo de la portada, diseñada por el reputado Joe Petagno quien, a propósito, creó una pintura muy parecida a ésta (sólo que en tonos azules) para el disco Riding Into the Funeral Paths de la banda española Ouija.

RANK: 7.5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario