Immortal - Damned in Black


IMMORTAL. Damned in Black. Osmose Productions / The End Records. 2000.

Más allá de las diferentes opiniones que cada quien pueda tener sobre esta agrupación, está claro que Immortal constituye uno de los nombres de mayor trascendencia dentro del Metal noruego. Desde los tiempos de su primer disco, Diabolical Fullmoon Mysticism (1992), hasta los del más reciente, All Shall Fall (2009), la banda no ha dejado de figurar junto a los otros dioses de su país (Emperor, Mayhem, Satyricon, Darkthrone), llegando a consolidar su música alrededor del mundo; no en vano, los miembros de Immortal viven actualmente de las regalías de su material (más de cien mil copias por título), las ganancias por giras y todos los otros dividendos producto de sus objetos comerciales: ni la triste salida de Demonaz en 1997, ni el cese de actividades de la década pasada (2003-2006) mermaron esta cruzada expansiva a la que apostó Immortal desde su formación en 1991.

El papel que desempeña este álbum, Damned in Black (2000), en la carrera de estos noruegos es decisivo porque define la transición musical iniciada en At the Heart of Winter (1999) y consolidada en Sons of the Northern Darkness (2002); es decir, implica la inclusión dentro de los usuales recursos Black Metal que venía manejado Immortal (rapidez, oscuridad, agresividad) de otros procedentes de géneros alternos (Death y Thrash especialmente) como, por ejemplo, estructuras rítmicas diversas, mayor tecnicismo en la ejecución, y una mejor y más limpia producción (en este caso, lograda con la colaboración de Peter Tägtgren en los Abyss Studios). Por tal razón, los temas del álbum son rápidos y oscuros, pero también de un riffeo más fértil en sus alcances, versátiles en lo que concierne al acompañamiento de la batería y siempre efectivos en el trabajo de Iscariah con el bajo.

El impactante inicio de "Triumph", las memorables guitarras de "Against the Tide (In the Arctic World)", o el perfecto acople de "Damned in Black", reflejan una banda madura, que tiene clara su dirección y no teme ir en contravía del género por evitar los tonos sostenidos y repetitivos que caracterizan el Black Metal tradicional. Immortal es incisiva, rica en cambios, limpia y llena de ese toque nórdico que le es tan propio, no sólo por lo que compete al sonido, sino también a las letras (compuestas, como ha venido sucediendo desde su salida, por Demonaz) y enfocadas en la naturaleza y todos los sentimientos oscuros que esta despierta en las zonas más frías del planeta; bien puede entenderse así con el inicio de "My Dimension": "Eyes of stone / eyes of ice are watching me / their glimpsing light comes in my sleep / chained in a dream from the ancient deeps / mindtravelling the darkest paths".

Damned in Black fue lanzado por Osmose Productions en el 2000, siendo el último disco de Immortal editado por este sello, el cual prensó sus primeros 5 álbumes. Ese mismo año apareció en Estados Unidos la versión licenciada de la Osmose para distribuir por The End Records, que es la que puede apreciarse en la fotografía; se trata de una edición cuidada, con un cuadernillo de 12 páginas que incluye tomas del grupo (Abbath, Horgh e Iscariah), las letras de las canciones y datos sobre la grabación y fan clubs; el arte de la portada es bastante discreto como el diseño del interior. De este disco también existe una edición limitada a 15000 copias en caja de lujo, y una edición en LP, ambas lanzadas por Osmose Productions. Además es posible hallar la edición en TAPE de Yücel Müsik, y una re-edición estadounidense en CD de 2006.

RANK: 8.5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario