Dysanchely - Tears


DYSANCHELY. Tears. Leviathan Records. 1998.

Eludir los nombres más comunes dentro del Metal para recorrer una ruta diferente a la que sigue la mayoría resulta gratificante cuando, de repente, uno se encuentra con una banda como Dysanchely; y es así porque, después de inquietarnos en vano por las razones que pueden haber para que su música no sea más conocida, descubrimos que justamente esa especie de olvido general le concede un carácter semejante al de la exclusividad; entonces, es cuando uno se ve a sí mismo como un tipo con suerte, alguien que ha tenido la fortuna de hallar en medio de lo que todos los demás ignoran, un verdadero tesoro.

Es preciso expresarse de esta manera para describir a Dysanchely, más en concreto, a su primer álbum de estudio, Tears (1998), la pieza de Doom/Death Metal más bella que se ha hecho en Eslovaquia. Todo está perfectamente situado en este disco: la gruesa gutural de Lojzo Horak, las lentas melodías de guitarra, los coros de Pichlerova y Horváthová (atmosféricos, delicados y envolventes), las aplicaciones de los teclados y el acompañamiento de la batería. El sonido de Dysanchely se acerca al de otras bandas (por ejemplo, a Apophis u Obsecration, en los tonos de Horak; o al viejo Paradise Lost en la estructura guía), pero tiene un sello original, especialmente en lo que concierne a las voces femeninas, y la precisión con que la banda mantiene la densidad del Doom cuando los tiempos se aceleran.

Hay algo que cautiva en Tears desde el inicio mismo de las canciones, y cada instrumento se encarga de mantener esa atención estimulada a lo largo de los 40 minutos que dura el disco: riffs que rompen con lo predecible, un teclado que siempre ataca de modos diferentes, y juegos de voces que mudan su cariz manteniendo siempre una armonía increíble. Incluso, las mismas letras renuevan su enfoque permanentemente: las hay históricas ("Centuries of Inquisition"), filosóficas ("Shadows of the Other World", "Eternal Sleep"), melancólicas ("Tears") y otras, todavía, de tono más literario ("Cruel Beauty", "Instrument of Extermination"). De Dysanchely se diría con acierto que es arte en el sentido más estético de la palabra.

Tears fue editado por el sello checo Leviathan Records, y esta es la única versión que existe del álbum. La presentación en conjunto es impecable, responde a la buena propuesta musical que contiene; el cuadernillo es de 12 páginas e incluye las letras de las canciones, varias fotos de la banda, información técnica, agradecimientos, etcétera. La disquera Leviathan Records también editó los 2 siguientes discos de Disanchely -Songs of Sorrow (2001) y Secrets of the Sun (2003), en los cuales se hace evidente su transición hacia el Death Metal melódico; pero, sin duda, Tears representa la época más destacada de la banda, al menos la que posee ese poder de atrapar del que hablamos al inicio.

RANK: 9/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario