Anathema - The Silent Enigma


ANATHEMA. The Silent Enigma. Fierce Recordings. 1997 (1995).

Hablar sobre Anathema es referirse a una de las bandas que más contribuyó a la evolución del Doom Metal en Inglaterra durante la década de los noventas. Como sus compatriotas Paradise Lost y My Dying Bride, la agrupación ha mantenido la conciencia de explorar progresivamente nuevos sonidos y posibilidades en su música, siendo así que de su primer álbum Serenades al último We're Here Because We're Here dista un abismo. Por lo que compete a The Silent Enigma podría afirmarse que corresponde a una etapa decisiva de la banda porque en ella coinciden la salida de su vocalista original Darren J. White, y el abierto deseo de Vincent Cavanagh de adentrase mucho más profundamente a nivel lírico en el ámbito de la soledad y la desesperanza humana.

Y es, justamente, la materialización de ese deseo lo que puede rastrearse en el concepto del disco: letras bastante poéticas basadas en la incertidumbre, el escepticismo y la misteriosa relación del hombre con la naturaleza. Todas las canciones parecen haberse escrito desde una situación límite: en "Restless Oblivion" desde un corazón paralizado, en "Shroud of Frost" desde el hundimiento en visiones y sueños destrozados, o en "A Dying Wish" desde la soledad de una promesa rota. Pero hay un elemento que contribuye a realzar todavía más este aspecto lírico y es la creación de las letras en primera persona: "My love's torn apart...", "You left me dying...", "My mind is burning", "I hear the seed of ruin", son algunas de las líneas que se escuchan a lo largo del álbum.

Ahora bien, de poco serviría la claridad conceptual de The Silent Enigma si esta no tuviera su contraparte musical. Lo que presenta Anathema a este respecto es de todo punto admirable: estructuras lentas, pero firmes y pesadas; composiciones en las que se mezclan muy bien los teclados y las guitarras; el uso simultáneo de voces limpias, rasgadas y guturales. Todo enmarcado dentro de un sonido que realmente hace experimentar una extraña síntesis de vigor y melancolía. La producción del disco es notoria, aunque en canciones como "...Alone" algunos sonidos se pierden si se escuchan con poco volumen (curiosamente esta canción fue grabada en un estudio distinto al resto del álbum), pero por todo lo demás la mezcla es brillante, incluso, en los fragmentos de un solo instrumento o los textos en limpio.

La imagen corresponde a la edición de 1997 que publicó el extinto sello estadounidense Fierce Recordings, es decir, el primer prensaje americano que se hizo del disco, el cual fue editado por la Pieceville Records de Inglaterra dos años antes. Actualmente se cuenta con un amplio catálogo de ediciones: las de la Metal Mind Productions de Polonia en CD y CASSETTE (sacadas al mercado el mismo año en que publicó el disco la Pieceville Records), la de la Pony Canyon Inc. de Japón en CD (tan vieja como la de la Fierce Recordings), y la reciente edición de la Mystic Production, casa disquera polaca que volvió a prensar el trabajo en CASSETTE. Todas ellas además de las continuas re-ediciones de la Peaceville en CD y LP, y hace tres años en una edición doble que incluye también un DVD.

RANK: 10/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario