Acutor - Dios Ha Muerto


ACUTOR. Dios Ha Muerto. Mort-Discos & Gonz-N-Joss. 1998.

Acutor es una de las bandas más representativas del Thrash Metal colombiano y ésto aun cuando su discografía se reduce a este CD, Dios Ha Muerto. Ni siquiera el haberse retirado de los escenarios hace ya más de una década ha sido motivo suficiente para su desconocimiento: quienes la conocieron en los noventas la recuerdan afectuosamente, y las nuevas generaciones han accedido a ella a través de la red o las grabaciones intercambiadas. Mucho se ha rumorado sobre un posible regreso de la agrupación, obviamente con Carlos Montoya a la cabeza, pero hasta el momento nada ha llegado a concretarse; por ahora se sabe que él continúa en la Argentina, y que el bajista de la banda, Moisés Lugo, viene trabajando desde hace un par de años en un proyecto llamado IV Dimensión.

Dios Ha Muerto no es un álbum hecho a la carrera; cualquiera con buen oído sabe que se encuentra a la altura de muchos de los producidos por bandas como Sodom, Kreator o Destruction. Sin embargo, frente a aquellos, el disco posee ciertos rasgos particulares, primero, porque sus letras están en español y, segundo, porque su plano conceptual se basa en la mezcla de nihilismo y existencialismo. Dentro del bien manido cliché de bandas thrasheras que enfocan sus letras en la guerra, el alcohol o la crítica política, canciones como "Brutal Existencia", "Por Encima del Temor" o "Infernal", resultan meritorias, y dejan ver a un Montoya lector de filosofía, especialmente de Nietzsche, de quien asegura ser una gran admirador.

El disco está compuesto por diez canciones propias y una versión del clásico de Sodom "Remember the Fallen"; material suficiente para mostrarnos una banda rápida, de buenos riffs y con una voz potente y sin excesos. Ciertamente, las canciones de Acutor no son técnicas, pero en ellas es palpable la pretensión de alcanzar cierto nivel en la ejecución, de acompañar los ritmos con solos, y de trabajar en sus distintos niveles la velocidad.  Cabe destacar, además, la ambientación que dan a esta descarga de energía, la Intro del CD, "Rios de Hielo", ejecutada en guitarra acústica, el intermedio con teclados "Preludio para la Muerte" y, la canción de cierre, "El Gran Anhelo", apología directa al pensamiento libre del germen religioso. 

La foto que se muestra más arriba corresponde a la edición original de 1998 co-producida por Gonz-N-Joss y Mort-Discos (hay que recordar que la producción de Dios Ha Muerto fue el premio alcanzado por Acutor luego de ganar un concurso de bandas organizado por El Expreso del Rock). La portada del álbum estuvo a cargo de Janeth Castañeda y representa a cabalidad la declaración nietzscheana que le da su título. Por su parte, el cuadernillo que acompaña el CD, aunque apenas es de 2 páginas, ofrece las letras de las canciones, los datos de grabación y fotografías. Hace poco Sylphorium Records reeditó el disco en una versión con slipcase, presentando una nueva portada, y la misma Mort-Discos también presentó una reedición, aunque esta sí calcando su diseño clásico.

RANK: 8/10

2 comentarios:

  1. El mejor disco del thrash metal colombiano!..........

    ResponderEliminar