Krueger - Granuloma Inguinal


KRUEGER. Granuloma Inguinal. Self-released. 1998.

Krueger es una de las bandas más reconocidas de Venezuela y su prestigio se corresponde, a mi modo de ver, con sus capacidades y talento, máxime si se tiene en cuenta que en el terreno en el que ha venido desenvolviéndose, es decir, el Grind, es fácil caer en los clichés y sonidos consabidos. Sus 25 años de trabajo y una lista que supera la docena de títulos constituyen el mejor argumento para validar esta posición e invitar, asimismo, a quienes no conocen la banda, a acercarse a ella y enfrentarse a una propuesta que como lo demuestra Granuloma Inguinal (1998) -su segundo disco- fácilmente lleva al colapso a los oídos de cualquiera. En efecto, los 30 minutos que dura el álbum constituyen algo así como un bloque de sonido que hace vacilar incluso a quienes nos encontramos ya acostumbrados a navegar por las aguas más turbias.

Lo interesante de Krueger es que la densidad y pesadez que conforman su base rítmica no le impiden encontrar un empalme fecundo con estructuras más melódicas y salidas poco convencionales. En otras palabras, aunque es verdad que la banda se muestra brutal a cada paso, no por ello dejan de aparecer continuos e interesantes lances melódicos -bien ajustados al modo en el que trabajan grupos como Carcass o Avulsed- y salidas de ritmo que tienen un cariz intuitivo. De esta manera, la mayoría de los temas de Granuloma Inguinal poseen una parte caótica y gruesa, con destellos lúcidos y juegos de tapping y, además, descargas frenéticas de velocidad que realmente son apabullantes; todo esto aunado a una gutural casi ininteligible que se combina con gritos de timbre más agudo y, por lo mismo, más ensordecedores.

De golpe, por estas mismas razones la banda no se torna nunca aburrida; al contrario, en cada canción se encuentra un rasgo distintivo, ya se trate de un solo, un arpegio, algún lance humorístico en la voz, etcétera. Por demás, hasta como la duración de los temas varía, habiendo unos de pocos segundos en contraste con otros de varios minutos, se tiene siempre una experiencia muy abierta ya sea para los flirteos con el Grindcore o el tanteo de estructuras más propias del Death Metal. En todo caso, las letras de Krueger -y esto se infiere a partir del simple título del álbum- sí tienen un horizonte unívoco: lo repulsivo y guarro en relación con las conductas sexuales, de lo que nos habla ya bastante bien el título de temas como "Fetofilia", "Eyaculación Etílica" o "Your Pussy Stinks".

Granuloma Inguinal fue grabado en dos sesiones diferentes: la primera en Audio Artist Studios y la segunda en Mad Box Studios a mediados de 1997; con todo, las diferencias de sonido entre la grabación de una toma y la otra no son particularmente notorias. El álbum fue prensado y distribuido por la propia banda, prueba de lo cual se halla en la ausencia de cualquier referencia a sellos discográficos asociados con la producción. Tal vez por esta misma razón, el cuadernillo que acompaña el CD es bastante austero, y apenas contiene 1 hoja en la que aparecen los agradecimientos,  el tracklist y algunas fotografías de los miembros de la banda Debe destacarse que el álbum fue dedicado a la memoria de "Cachirulo" y "Elysaul", fallecidos en condiciones que no se aclaran en el booklet.

RANK: 8.5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario