Pessimist - Blood for the Gods


PESSIMIST. Blood for the Gods. Lost Disciple Records. 1999.

Este es uno de esos discos que podría presentarse a modo de arquetipo a quien desea conocer el sonido del Death Metal en su vertiente norteamericana. En él hay una captura de todos aquellos ingredientes que unifican las propuestas de las bandas más importantes de este género, en especial, de las procedentes de Florida: Deicide, Diabolic, Hate Eternal, Monstrosity, etcétera. De esta forma, dada la fecha de su aparición (1999) -y, aunque Pessimist se fundase varios años atrás-, Blood for the Gods resulta particularmente interesante para los que buscan fidelidad al estilo clásico y, con ello, la insistencia en esos recursos que a principios de los noventas popularizaron al Death Metal hecho en Estados Unidos, esto es, la velocidad, la precisión técnica y la oscuridad lírica.

Y es que a excepción de un pasaje limpio al inicio de "Unborn (Father)" y de ciertos trazos melódicos en "Wretched of the Earth", el disco se limita a presentar una maqueta con los patrones del género: aceleraciones persistentes de velocidad, estructuras de guitarra que combinan palm-mute y líneas sostenidas, solos que abundan en el uso del trémolo, y una gutural gruesa que recuerda mucho a la de Glen Benton y que curiosamente también se alterna (como en Deicide) con unos rasgados de apoyo, en este caso, hechos por el guitarrista del grupo. Blood for the Gods, así, está lejos de toda innovación, pero lo cierto es que los casi 40 minutos que dura el disco se atraviesan muy rápido, y en ellos se encuentran momentos, incluso, memorables, toda vez que siempre hay un equilibrio envidiable entre la intervención vocal y los espacios de desarrollo instrumental.

Por otra parte, como los miembros de Pessimist tiene una larga experiencia en otras bandas, sobre todo su front-man, Kelly Mclauchlin (Possessed, Angelcorpse, Equinox y la mencionada Diabolic), la calidad de ejecución es meritoria, por ejemplo, en los punteos (que llegan a aparecer varias veces en cada canción), en el acople del bajo (que también despunta ocasionalmente por sí solo), y en el uso del doble bombo (que llena cualquier espacio vacío de la armonía). Con relación a las letras podría expresarse algo similar, ya que, manteniéndose leal al horizonte de las bandas antes citadas, también Pessimist presenta una mixtura entre el rechazo a la religión judeocristiana y el abordaje de otros asuntos relacionados con la guerra, los estados de desequilibrio psicológico y la resistencia a los discursos de sometimiento social.

Blood for the Gods fue lanzado en 1999 por el sello Lost Disciple Records, siendo esa la única versión del disco que hasta el momento se ha editado. El cuadernillo que acompaña el CD tiene 12 páginas a color e incluye las letras de las canciones, fotografías, agradecimientos y algunos otros datos entre los cuales vale la pena destacar dos dedicatorias: "Centuries of Lies" a Jesse Channel y "Tunnel Rats" a Bob 'Easy' Bowen y los más de cincuenta mil veteranos de la guerrra de Vietnam. La más reciente producción de Pessimist, Evolution unto Evil, data de 2008 y consiste en una recopilación de material aparecido únicamente en Demos, versiones en vivo y temas antes no editados; esta producción fue prensada por Deathgasm Records en CD-ROM, de manera que también incluye una galería fotográficas y algunos video-clips.

RANK: 7.5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario