Pathogen - Blasphemous Communion


PATHOGEN. Blasphemous Communion. Old Cemetery Records. 2009 (2007).

Retomar el espíritu inicial del Death Metal se ha convertido para muchas bandas en su propósito esencial; Pathogen es una de ellas y, en consecuencia, lo que puede encontrarse en su álbum debut, Blasphemous Communion (2007), es una propuesta retrospectiva muy emparentada con el sonido de grupos como Morbid Angel, Autopsy Entombed. Aunque lejos geográfica y temporalmente de estas agrupaciones, Pathogen comparte con ellas una concepción musical basada en la fuerza, la rapidez y la densidad; además, su horizonte lírico mezcla el anti-dogmatismo religioso con la exaltación de la enfermedad, de suerte que también captura integralmente ese campo ideológico que hicieron popular aquellas bandas a finales de los ochentas.

Hasta tal punto hay en Blasphemous Communion una proximidad a la vieja escuela que, prácticamente, no existe ninguna característica que haga particular su trabajo; a lo sumo pueden hallarse en él algunos toques Doom en "Blood Orgy" y ciertas líneas Thrash que, por momentos, dan un matiz diferente a las composiciones; en todo lo demás, Pathogen se mantiene como una banda típica de Death Metal, frenética en sus aceleraciones, similares a las de Krisiun; técnica en la ejecución de los punteos, los cuales combinan de forma precisa ataques y efectos de trémolo; y compacta en la armonía, cuya crudeza obedece a la agresividad de las ejecuciones, la baja producción de sonido y al hecho de que dentro de la grabación no destaque por su dominio ningún instrumento en particular.

Son en total 9 canciones en algo más de 40 minutos las que nos presenta Pathogen; y, como bien sucede con la mayoría de producciones de este tipo, es decir, de enfoque evocador, puede prescindirse de ella sin temor a perderse de algo significativo. El único plus del álbum, si cabe hablar en estos términos, acaso sea la procedencia de la banda (Filipinas) y, para quienes gustan de argumentos semejantes, su fidelidad al sonido antiguo. Lastimosamente, como se mencionó, ni siquiera la producción se destaca, llegando a tener verdaderos problemas al inicio de las canciones, pues (intencional o descuidadamente) aparecen scratchs bastante incómodos y, por si fuese poco, existen variaciones en el sonido de las pistas, como sucede, por ejemplo, al final del disco, con "Necrovore".

Blasphemous Communion fue editado de manera independiente en formato CD-R en el 2007; posteriormente, los sellos Dead Center Records de Ucrania y Old Cemetery Records de Estados Unidos prensaron de nuevo el álbum al parecer con el consentimiento de Pathogen, si bien ambas versiones pasaron luego a ser consideradas bootlegs. La imagen de la fotografía corresponde a la edición de Old Cemetary Records, distinta de las otras, no sólo por su portada, sino también por la remasterización del sonido original; el cuadernillo que acompaña el CD contiene 8 páginas con letras y fotografías de la banda, todo impreso sobre papel de calidad. Vale la pena resaltar que Iron Bonehead Productions prensó en Alemania la versión en LP del disco, mientras que la Carnal Sadist Productions lanzó 250 copias en TAPE.

RANK: 6.5/10 

No hay comentarios:

Publicar un comentario