Konkhra - Spit or Swallow


KONKHRA. Spit or Swallow. Progress Records. 1995.

Aunque el Metal nos ha acostumbrado a portadas cada vez más violentas, la que acompaña este disco de Konkhra -Spit or Swallow (1995)- siempre me ha parecido, a pesar de su sencillez, una de las más  crudas y profundas; y es que, detrás de ella, lo que se evidencia es una situación extrema: la disyuntiva de atacarse a sí mismo, de renunciar a esta contingencia que implica la vida. No pudo escogerse mejor, a mi criterio, si ya el propio título del álbum anuncia una encrucijada: escupir o tragar, pero no mantenerse al margen de la decisión, no evitar el apuro de la sentencia. Eso es Konkhra, una de las bandas más influyentes del Death Metal danés, no por haber sido la primera, sino por dirigir de una manera tan efectiva su música hacia un campo que impele a quien la escucha, lanzándolo a un mundo duro e implacable.

El carácter de la agrupación ya era evidente en su primer disco, Sexual Affective Disorder (1993), pero aquí, en Spit or Swallow, se recalca en todo nivel: en el sonoro, puesto que la música de Konkhra multiplica su agresividad, haciéndose más densa, grave, y de un ritmo menos rápido, pero más marcado; y en el lírico, porque las letras de Lundemark descorren las cortinas del engaño, las tiranías, toda la miseria que cae sobre el hombre, para ver si después de ello, todavía nos queda alguna razón para existir. Las 10 canciones del álbum, más allá de sus diferencias estructurales (las primeras tienen un estilo mid-tempo muy cercano a Bolt Thrower, mientras que las últimas están más enfocadas en el Death'n'roll tipo Entombed o Gorefest), poseen una fuerza única, abrasiva que fácilmente permea nuestros sentidos.

Konkhra presenta un estilo personal: melódico, en alguna medida, pero de constitución gruesa, pesada; su voz tiene un registro también particular, que sintetiza variantes de tono del Grind, el Groove y el Death Metal; los solos son rápidos, logrados, de gran desarrollo técnico, y abundantes (incluso, 3 por canción); y, por su parte, la ecualización es bastante baja, lo que aumenta la densidad de la música y le da un brillo especial a los agudos, un trabajo que se debe, en buena medida, al ingeniero Fred Estby (Carnage, Dismember) y a Tomas Skogsberg (At the Gates, Amorphis, Grave, Katatonia), los productores a cargo. Tal vez, el aspecto que resulta menos atractivo de Spit or Swallow es el trabajo del bajo y la batería, instrumentos que se ejecutan con destreza y nunca desentonan, mas, no ofrecen la misma creatividad que se encuentra, por ejemplo, en las guitarras o la voz.

Progress Records fue el encargado de lanzar Spit or Swallow en 1995, un sello danés con el que Konkhra editó 4 títulos más. De este prensaje original salieron 2 versiones diferentes, al parecer separadas por un lapso muy corto de tiempo: la primera, es la que puede observarse en la fotografía; y la segunda, es idéntica a esta, a excepción de que en el back-cover, abajo, aparece también el logo de DieHard, subsidiaria de la Progress Records. Con relación a la presentación del disco, no podría decirse más que buenas palabras: su cuadernillo tiene 16 páginas (en papel de alta calidad) llenas de información, fotografías, y un arte bastante fértil. De este álbum también hay otra edición de los noventas que incluye como bonus el EP Fecelift de 1994; dicha versión altera un tanto la portada original, puesto que la mezcla con una foto interna del booklet.

RANK: 8.5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario