Mordeth - Animicide


MORDETH. Animicide. Heavy Metal Rock Records. 2001.

Atención fanáticos de Atheist, Nocturnus o Cynic porque el material que contiene Animicide puede despertar gratamente su interés. Bastante lejos de la escena en la que nacieron aquellas bandas, en São Paulo, se formó a finales de los ochentas la agrupación de Technical Death Metal, Mordeth que, a pesar de sólo haber editado dos álbumes, cuenta con una capacidad compositiva y de ejecución que no tiene nada que envidiar a la de las bandas estadounidenses. Todo da para pensar que de no existir ese bache en su historia entre 1997 (fecha en la que se desintegraron) y 2007 (año en el que volvieron a unirse) estaríamos frente a una potencia del género en América Latina, sobretodo teniendo en cuenta el ímpetu con el que trabajaron en la primera parte de la década de los noventas.

La música de Mordeth mezcla un sonido progresivo cercano al de Voivod con estructuras rítmicas propias del Death Metal; una fusión en la que se destaca el alto nivel de sus músicos, especialmente de los guitarristas Vladimir Matheus y Alain Melendez. En cada canción de Animicide la banda ha mostrado lo mejor de sí, eso se nota en los destiempos, en la precisión, en la calidad de los riffs y de los solos. Así pues, si bien el fuerte de Mordeth no es la velocidad, sus composiciones desatan energía y admiración. Tal vez sólo hay un elemento que pudo haberse mejorado en la producción y es el poco volumen del bajo con relación a los otros instrumentos; y es que cuando se trata de bandas como ésta nadie quiere perderse el trabajo de ningún músico.

En cuanto a las letras, Mordeth se sitúa en un espacio recurrente en el Death Metal Técnico: el de la ciencia ficción. Como Nocturnus, o como la misma Voivod, la banda tiene basado su concepto en la proyección de un mundo futurista, unas veces para preguntarse por el papel del hombre en las distopías galácticas, y otras simplemente para describir un universo en el que la vida, tal y como la conocemos, se ha transmutado. Los títulos de algunas canciones son bien dicientes a este respecto: "Platform S-1", "Wandering in Space (Hall 9000)" o "Space Cake". Hay que resaltar que la composición lírica también es trabajo exclusivo del dúo de guitarristas.

En la imagen vemos la edición del disco que estuvo a cargo de Heavy Metal Rock Records. Si bien Animicide se lanzó en el año 2001, mientras la banda estaba inactiva, la grabación corresponde a 1997, al igual que su masterización, realizada en Dinamarca por Daniel Stilling. El álbum no ha sido re-editado hasta el momento, pero valdría la pena; su cuadernillo incluye las letras de las canciones y una galería con fotos de distintas épocas de la banda. Por último, hay que echarle un vistazo a la portada porque define mejor que cualquier palabra el tipo de orientación que tiene Mordeth.

RANK: 7.5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario