Ente - Ente


ENTE. Ente. Hybrid Music. 2003.

No soy un amplio conocedor de la escena ecuatoriana, pero puedo dar fe de algunas excelentes bandas como Basca, Profecía, Legión, Necrofobia o Ente, estas dos últimas encaminadas dentro del Death Metal, el cual ejecutan de la forma más visceral posible. Ahora bien, mientras Necrofobia representa el sonido elaborado fuera de la capital (en Riobamba), Ente es la muestra de toda esa brutalidad que se vive en Quito, la ciudad que la vio nacer por allá en el año 1995. A la fecha, Ente no ha editado más que 2 discos y algunas producciones menores, pero no hay duda de que se encuentra a la vanguardia de su género, y que escucharla es una experiencia que pone en nuestros oídos una descarga de caos y dureza.

Este álbum, autotitulado Ente, fue lanzado hace casi una década y contiene 10 canciones que atraviesan diversas facetas del Death Metal: de la velocidad infatigable a los fragmentos lentos y sostenidos, de las letras grotescas a algunas otras de tono más filosófico. Por donde se mire, la música de Ente es rica en variaciones; la banda es hábil, por ejemplo, para trastrocar los tiempos, para combinar las gruesas guturales con los rasgados y las voces limpias, para pasar de riffs graves a líneas melódicas o con armónicos, para facilitar la presencia del bajo y la batería. Todo esto, amén de una producción adecuada, ponen a la altura de muchas agrupaciones extranjeras a este trío quiteño, formado en esta época por Gabriel Tapia (bajo y vocales), Igor Icaza (batería y coros) y Nelson Rodríguez (guitarras).

El campo lírico de Ente refleja el esfuerzo de superar los contenidos superfluos, en este sentido el grupo utiliza muchas palabras que generalmente no hacen parte del "léxico artístico" y que, por lo tanto, le brindan una identidad muy propia. Canciones como "Espacio Infecto", "Ángel de Sangre" o "Blanda Carne Falsa Sangre" señalan una primera orientación de Ente, muy cercana al gore; en cambio, otras como "Miles de Lenguas" o "Morada de Dioses", dejan ver una crítica mordaz a los ídolos de la religión, sus altares y costumbres. Puede encontrarse en el disco también un instrumental bastante rápido, y el tema "Infinito Grito Terminal" en el que se escucha: "Cuáles son las causas / la dulce motivación del suicidio / destrucción de toda opción / depreciación de toda estima".

El conocido sello ecuatoriano Hybrid Music asumió la edición de este álbum en 2003, y creo que los resultados fueron satisfactorios; la presentación del mismo es profesional, contiene las letras de las canciones (en inglés y español), los agradecimientos de la banda y demás. El concepto que se manejó en el art-work corresponde a una propuesta que ha gustado desde sus inicios a Ente, es decir, la combinación de imágenes fuertes con toques más modernos; la sola portada ya deja ver la mixtura entre lo macabro y lo robótico, y al interior del cuadernillo hay muchas más ilustraciones por el estilo. Esta es la única versión que se conoce del disco hasta la actualidad.

RANK: 7.5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario