Dislepsia - Delicia Macabra


DISLEPSIA. Delicia Macabra. Macabra Records. 2003.

En Argentina se ha cultivado el Death Metal prolíficamente, y una muestra de ello puede encontrarse en el trabajo de Vibrion, Lobotomy, 1917, Zoofilia o Necrópolis, bandas que cuentan con un soporte indudable de calidad y fuerza. A ellas quisiera sumar hoy Dislepsia, una agrupación que, a pesar de tener una reducida discografía, posee una trayectoria que casi alcanza los 20 años y una propuesta que no vale la pena desatender. Asentada en Buenos Aires, Dislepsia lanzó en el año 2003 su primer álbum, Delicia Macabra, una obra de 8 temas que se destaca, no solo por su excelente producción, sino también por el talento de unos músicos que, sin llegar a descollar por su sofisticación o técnica, mantienen a lo largo de 30 minutos un sonido que tiene mucho de firmeza, variedad y pesadez.

El disco da la impresión de volverse un poco más pesado tema tras tema, lo cual se debe, a mi parecer, a que las primeras canciones que aparecen en él -"Malditos Perros" y "Decisión"- tienen una base rítmica más acompasada que produce una sensación de cercanía al Groove. Sin embargo, progresivamente las composiciones se tornan más sostenidas y en temas como "Delicia Macabra" ya se hallan afincadas con rigor en el Death Metal. Está claro que esto aplica para el apartado instrumental, puesto que la vocalización sí mantiene desde el inicio hasta el final una guturalidad dura y ominosa que, enriqueciéndose de alternancias con fragmentos rasgados o limpios -como en el tema "Entre el Bien y el Mal"-, llega a ser uno de los elementos más originales del disco por lo que le aporta de versatilidad.

Acaso porque la mayor parte de la composición recae sobre el bajista Ramón Farías, Dislepsia ofrece en Delicia Macabra una mezcla en la que las líneas graves se escuchan ejemplarmente, y esto, sin llegar a opacar los otros sonidos, que también pueden seguirse a la perfección. Es así que en todo momento se cuenta con una imagen completa de la banda: los repiques del bombo, los muteos de la guitarra, la coordinación en el mid-tempo, y hasta la ausencia de solos, que caerían aquí muy bien para refinar las composiciones. En lo que concierne a las letras, Dislepsia se muestra ecléctica, puesto que recorre una amplia gama de temas como, por ejemplo, la crítica religiosa, el apocalipsis, los rituales, el suicidio o la lucha por el poder; la calidad de estas, a mi parecer, es desigual, llegando a contrastar las bien desarrolladas con otras muy manidas como la de "Perforando la Noche".

Delicia Macabra fue grabado, mezclado y masterizado en el estudio La Nave de Oseberg durante mayo de 2003 y posteriormente fue prensado por el sello Macabra Records. La presentación del disco es profesional, y ofrece un cuadernillo tipo gate-fold con las letras de las canciones, los agradecimientos y los datos de grabación. La pintura que aparece en la portada fue hecha por el pintor flamenco Pieter Bruegel en 1562, y se trata de una obra que, en opinión de Dislepsia, "nos muestra todos los horrores de la guerra, los homicidios, la violencia y el exterminio de lo viviente, dando una desoladora impresión de un terror sin fin, al igual que en nuestros días". A la fecha no existen reediciones de Delicia Macabra, pero la banda está próxima a lanzar su segundo álbum que llevará por título Engendrando a Satán.

RANK: 8/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario